Mensaje del Presidente

En cada oportunidad que recibamos información sobre el intercambio de bienes y servicios para el consumo, donde quiera que ello suceda y de la forma que nos llegue, advertiremos que las fronteras políticas y la cercanía o lejanía de los territorios donde residamos se han ido desdibujando, paulatinamente pero sin pausa.

Los mercados se han internacionalizado, como las identidades de proveedores y consumidores en toda la extensión del Planeta; no hay ya límites físicos para las comunicaciones, las contrataciones, ni para los disensos que las mismas originan.

Los esfuerzos que las agencias de protección del consumidor de la región, toda Iberoamérica y el ámbito internacional llevamos a cabo en nuestros ámbitos ya no son suficientes ante los nuevos escenarios de la economía digital, globalizada y transversal a todas las naciones.

Es con este enfoque ampliado geográfica, social y jurídicamente, que nos abocamos a impulsar dentro de este Foro Iberoamericano de Agencias Gubernamentales de Protección al Consumidor, los desafíos que las nuevas Directrices de las Naciones Unidas han establecido para la protección del consumidor, las nuevas tecnologías agregadas en forma permanente al comercio electrónico y la digitalización extendida cada vez con mayor énfasis a las relaciones comerciales, sin olvidar por ello la educación y capacitación a consumidores y proveedores, necesarias para la libertad de elección, la protección adecuada de los intereses económicos y la seguridad de los productos para el consumo.

Precisamente con este especial propósito, hemos resuelto institucionalizar la Cátedra FIAGC, con programas académicos y participación de expertos docentes de toda la Región que capacitarán y difundirán derechos a consumidores y proveedores en esta nueva etapa relacional con los mercados.

Hemos incorporado como aspecto necesario para el estudio y la acción frente a su esencial carácter humanitario a los alimentos, cuya pérdida y desperdicio atentan contra la razonabilidad más elemental, implícita en la lucha cotidiana contra el hambre de nuestras sociedades, a las que necesitamos cada día más igualitarias.

Las tareas por desarrollar son muchas, variadas y complejas. Los desafíos son numerosos, pero nuestra voluntad colectiva sin dudas será la base de sustentación de los mejores resultados que esperamos.

 


Change this in Theme Options
Change this in Theme Options